Archivo por meses: febrero 2015

Quito: un destino para los que viajan por negocios

La capital ecuatoriana es uno de los destinos más visitados del país latinoamericano, a pesar de que su patrimonio histórico es uno de los principales atractivos, es fuente de una intensa actividad económica, por lo que no es raro que trabajadores se dirijan a esta ciudad para sus viajes de negocio. En los últimos años la expansión hotelera ha tenido lugar, así que los que tienen planificado un viaje por trabajo  no deben preocuparse por donde alojarse.

Hoteles entre lo moderno y lo histórico

Al conservar gran parte de sus sitios históricos, Quito se encuentra dividido en dos zonas, la parte moderna y la antigua. El Quito Antiguo se caracteriza por ofrecer a los turistas hoteles de lujo, muchas veces en edificaciones con un estilo colonial, muy atractivo para los que gustan de hoteles únicos, sin que esto signifique una desmejora en los servicios con los que cuentan las instalaciones. Para los más modernos existe una lista inmensa de hoteles con arquitectura vanguardista donde podrás sentirte en pleno centro de la urbe ecuatoriana, incluyendo los pertenecientes a grandes cadenas hoteleras como el de Dann Hotels.

Hotel Dann Cartlon Quito

Hotel Dann Cartlon Quito

Algunos sitios dónde quedarse

Si sientes atracción por el estilo colonial, el hotel boutique Patio Andaluz en pleno corazón de la ciudad, con una imponente edificación te dará toda la comodidad que quieres en habitaciones que cumplen con los estándares internacionales de comodidad, con un servicio que promete satisfacer a aquellos habituados a hospedarse en hoteles cinco estrellas.

Por otro lado, si buscas algo más moderno para alojarte durante tu estadía el Swissôtel Quito, justo en el centro comercial de la ciudad, tiene una decoración de acabados de madera que combina lo sobrio con lo moderno. Sus habitaciones brindan numerosas comodidades como aire acondicionado, mini bar, TV por cable, WiFi. Y no sólo eso cuenta con gimnasio, spa con bañera para hidromasajes, canchas de tenis y squash. Para completar, en el hotel hay cinco restaurantes que ofrecen lo mejor de la comida suiza, japonesa y francesa.

Visitar Quito por negocios y decir que no se disfrutó de la estadía en un hotel no es una opción, muchos hoteles de negocios están para abrirte sus puertas.

Viajeros Grand

Es una de las propuestas más completas de viaje que ha diseñado la cadena española Iberostar Hotels & Resorts. Aunque llevan años trabajando en ello y los hoteles están abiertos desde hace tiempo, no han dejado de incorporar nuevos servicios y crecer, ofreciendo actualmente un abanico de planes casi inabarcable y una de las modalidades de alojamiento más especializadas del mercado.

Uno de los más emblemáticos y reconocidos es el Grand Hotel Mencey, un hotel 5 estrellas en el centro de Santa Cruz de Tenerife por el que han pasado famosos de la talla de Liz Taylor y que aún hoy transmite esa esencia de tradición y elegancia que lo convirtió hace años en referente para los hoteles en toda la isla. Actualmente, ha incorporado un espacio gastronómico único con el aula de cocina más completa de Tenerife y un restaurante gourmet que no te dejará indiferente.

Similar en características, destaca el Grand Hotel Budapest, más de moda que nunca después de la película de Wes Anderson que compite en las nominadas a los óscar de este año. Aunque el hotel de la película es pura ficción, el nombre ha dado la vuelta al mundo y el hotel en el centro de Budapest que ofrece Iberostar ha recibido más visitas que nunca. La experiencia, más allá de la fama, es de lujo: un 5 estrellas en la zona más emblemática de Pest, especialmente indicado para altos ejecutivos y viajeros que gustan de espacios a medida con los servicios más exclusivos. Imprescindible, como en el caso del Mencey, su espacio de gastronomía: ofrecen el restaurante de comida española de referencia en Budapest.

Pero, sin duda, el destino Grand por excelencia es Costa Adeje, en Tenerife. Volvemos a esta isla de ensueño y nos vamos al sur, a una de las zonas de turismo más recurridas del mundo, tanto por sus servicios como por su clima y su paisaje. En Costa Adeje, Iberostar ha ubicado a 2 de sus hoteles más exclusivos de Tenerife: el Grand Salomé y el Grand Hotel El Mirador. Ambos reúnen todos los requisitos para ser elegidos entre los mejores resorts de playa en el mundo y, en concreto, el Salomé cuenta, además, con la ventaja de estar adherido al que está considerado el mejor Todo Incluido de España: el Iberostar Anthelia.

Suites, zonas VIP, atenciones personalizadas tipo concierge, espacios exclusivos, deportes de élite, gastronomía gourmet… Ser un viajero Grand implica estar dispuesto a disfrutar de los caprichos más selectos de la vida, sumergirse en un ambiente especial y dejarse mimar a cada paso. Una experiencia que, sin duda, no es para todos los días, pero sí para vivir algo diferente al menos una vez en la vida. Y, si se puede, repetir, claro :)

Aula de cocina Iberostar Mencey

Aula de cocina Iberostar Mencey

Destinos y hoteles Solo Adultos

El negocio turístico se ha ido segmentando en los últimos años buscando nichos de mercado nuevos, y en el sector hotelero nació hace unos años los hoteles sólo para adultos. Una iniciativa que tiene fans y detractores. Sin embargo, entre los clientes de estos hoteles sin niños encontramos a muchos padres que escapan unos días de los niños y acuden a estos espacios.

Los hoteles solo para adultos (only adults) son una tendencia que cada año tiene un mayor auge, y al que las cadenas de hoteleras han sabido dar respuesta en estos últimos años. Este tipo de hoteles sin niños, fue creado en el Caribe en los años 70, donde el segmento de viajes de Luna de Miel y viajes románticos empujó el nacimiento de hoteles todo incluido y solo para parejas.

Escapadas en parejaDesde paraísos playeros hasta turismo urbano, toda una gama espera solo a los adultos

El término ‘Only Adults’ en los hoteles era poco conocido hasta que a finales de la década pasada empezaron a surgir establecimientos que se adentraban en esta especialización, en los que todo está enfocado al disfrute en pareja, con el relax, el lujo y la tranquilidad como denominador común.

En estos hoteles se busca mejorar un destino, ya que ofrecen una selección de productos diferentes al convencional y aportan un valor muy distinto al segmento de parejas, grupos y lunas de miel. Se puede mencionar la cadena hotelera Sol Hoteles que ofrece una gama amplia de hoteles con un segmento especializado en los viajes para parejas.

Se recomiendan estos hoteles solo para adultos y parejas que quieren disfrutar de unas vacaciones sin niños. Su ubicación, generalmente en playas paradisíacas y sitios con grandes atractivos para el placer, como clubs, spas, discotecas e infraestructuras futuristas, se convierten en una opción privilegiada para los momentos de ocio, disfrutando a la vez de servicios de calidad.

Una tendencia que cada vez cobra más auge en la industria hotelera “Only adults”

Pero los asiduos a estos hoteles, también pueden elegir para su  hoteles con encanto, con pocas habitaciones, y ubicados en zonas muy diversas y dispersas, no como los resort, más enfocados a un turismo de playa.

La edad mínima para hospedarse en estos establecimientos es de 16 años generalmente, y se caracterizan por el trato de calidad a los huéspedes; ideales para planificar unas vacaciones en pareja o disfrutar de escapada romántica. Su tranquilidad, sus ubicaciones paradisíacas, sus habitaciones con vistas atrayentes y su gastronomía harán de los momentos en estos hoteles para adultos, un recuerdo imborrable.

Turismo de salud, una opción de viaje al alza

El turismo de salud o turismo médico es uno de los nuevos productos para viajeros en los que el sector ha puesto el ojo. Y las inversiones. Muchas cadenas de hoteles, sobre todo los que cuentan con hoteles ubicados en el centro de Madrid y alojamientos en Barcelona para largas estancias cerca de los grandes hospitales o en zonas próximas a ciudades balneario han querido sacar el máximo partido de esta motivación que, tras las últimas directivas europeas en materia de salud, ha abierto una nueva vía de negocio para los hoteleros.

Los hoteles en el centro de Madrid llevan años recibiendo turistas que viajan a la capital para aprovechar unos días de relax y realizar tratamientos de salud y belleza en algunas de las clínicas más prestigiosas del país. Operaciones de estética, revisiones médicas o segundas opiones, participación en congresos de pacientes… Los motivos para el turismo de salud son muchos y cada vez más variados.

No obstante, es muy importante no confundir con el turismo activo o saludable, que lleva años siendo uno de los principales polos de atracción de viajeros a nuestro país. El turismo saludable se basa en todas esas ofertas de actividades deportivas, de gastronomía y escapadas de spa que pueden atraer a todo tipo de viajero. El turismo médico, por contra, esconde una motivación sanitaria clara y el viajero, en este caso, planifica el viaje en torno a una cita médica o un tratamiento de salud concreto.

Palma, un destino sanitario privilegiado

Con algunas de las clínicas de estética y fertilidad más reconocidas del país, Palma lleva años a la cabeza como destino sanitario de primer orden. Muchos hoteles en el centro de Palma han trabajado bien este segmento, ofreciendo paquetes especiales de alojamiento cerca de clínicas como la Rotger, Juaneda, el IBI o la Palma Planas.

Esto les ha permitido romper un poco la estacionalidad turística propia de la capital de Baleares, que suele concentrar su mayor número de visitantes en los meses de verano, ya que la mayor parte del flujo de viajeros relacionados con el turismo de salud aprovecha los meses de invierno o primavera para concertar sus tratamientos, marcados también por la propia agenda de las clínicas y los especialistas, cuyo ritmo de trabajo suele disminuir en verano.

Barcelona y Madrid

Aunque el caso de Palma es especial porque coincide ser un destino principal de vacaciones con un punto clave en el mapa del turismo médico europeo, las grandes protagonistas en este segmento siguen siendo capitales como Madrid y Barcelona. En ellas se ubican los hospitales públicos de más renombre en España, algunos de los centros de investigación más punteros y clínicas de todo tipo y tamaño que son capaces de atender casi cualquier problema de salud.

Los viajeros del turismo sanitario siempre suelen decantarse por hoteles en el centro de Madrid y Barcelona, lo más cercanos posible al hospital o clínica en la que van a recibir su tratamiento pero también próximos a museos, zonas de ocio y medios de transporte públicos: tanto pacientes como acompañantes reconocen que, aunque el motivo principal del viaje es recibir algún tipo de atención médica, también existe un motivo secundario que es el de aprovechar el destino y así sobrellevar la parte sanitaria con momentos de descanso y ocio.

Sin cifras claras

Hablar de turismo de salud hasta hace poco era casi un tabú ya que se consideraba un abuso por parte de los extranjeros que acudían a España a aprovechar las ventajas de la sanidad pública aquí para acceder a tratamientos que en su país le serían vetados o mucho más caros. Sin embargo, con el cambio de políticas europeas, el Gobierno lo ha planteado como una ventaja competitiva y un nuevo nicho para el sector turístico, principal motor económico del país.

Por el momento, según varios estudios e informes elaborados para la Administración, no existen cifras concretas que permitan dibujar lo que representa y lo que puede llegar a representar este producto turístico vinculado a la salud para las arcas del país y para el futuro de la hotelería en España (y de su oferta complementaria).

 

Alojamientos para sorprender

Cuando uno viaja lo más importante suele ser el destino. Disfrutar de su paisaje, de la vida de sus calles, de las compras, los monumentos, los bares, los restaurantes, la cultura, las noches… Pero también hay viajes que simplemente se hacen para descansar, relajarse y, en esos casos, el alojamiento es la parte más importante. Suelen ser escapadas más cortas en las que el objetivo es disfrutarse a uno mismo y tener tiempo para todo eso que habitualmente posponemos.

Alojamientos hay para todos los gustos, pero existen algunos a los que muy pocos se pueden resistir. Si no miramos el bolsillo, la primera propuesta que nos viene a la cabeza es dedicar 4 días de escapada en un hotel de lujo en Mallorca, por ejemplo, o en uno de esos hoteles históricos en Madrid que te trasladan a otra época y te permiten vivir la ciudad de un modo totalmente distinto.

Realmente hay hoteles que pueden ser un destino en sí mismos, a los que uno, cuando llega, ya no quiere dejar. Incluso a precios económicos, eso sí, si se reserva en temporada baja. Es el caso del hotel spa en Playa de Palma, Royal Cupido, un solo adultos en el que se cuida hasta el más mínimo detalle para que los huéspedes puedan disfrutar de su escapada sin necesidad de abandonar el hotel. Spa, zona lounge, terraza y Beach Club con vistas al mar, habitaciones de diseño, restaurante gourmet… Y organiza eventos interesantes abiertos a todo el público durante todo el año.

Otro de esos alojamientos hechos para sorprender es el Petit Palace Museum, un hotel boutique en el centro de Barcelona ubicado en la antigua casa modernista Garriga Nogués al que han aplicado una reforma digna de aparecer en las mejores revistas de diseño de interiores de España. Con wifi gratis y ordenadores en las habitaciones, ducha hidromasaje y mil y una comodidades, es perfecto para combinar descanso y destino. O para una escapada en pareja al centro de Barcelona.

Si seguimos con los hoteles urbanos, destacaríamos también el Hotel Palladium, un alojamiento en el centro de Palma ideal para una escapada de compras o trabajo a la capital balear: habitaciones de diseño, vistas al Paseo Mallorca, a escasos metros del puerto y del mar y pegado a la principal calle comercial de la ciudad. Además, es un hotel bastante económico para todo lo que ofrece.

Y, en tercer lugar, el Hotel de Las Letras en Madrid que acaba de estrenar la cadena Iberostar Hotels & Resorts tras una cuidada reforma. La mejora tanto en el diseño como en las instalaciones ya es suficiente razón para elegirlo pues combina todas las ventajas de un hotel en el centro de Madrid con las comodidades de un resort de vacaciones al que no le falta de nada. Imprescindible para una escapada gourmet a Madrid o un viaje de negocios, pero también recomendable para un fin de semana en pareja en la capital.

Para las escapadas de wellness y turismo de salud, nuestra propuesta es un hotel spa en Marbella: el Marbella Coral Beach que es, precisamente, un alojamiento para disfrutar cada día pues ofrece todas las comodidades: zona wellness, gastronomía variada, eventos y Beach Club, zonas de relax y bares en los que disfrutar de un cóctel con vistas al mar…

El último está dedicado a los amantes del green: un hotel de golf en Isla Canela en el que perderse durante meses. Es un alojamiento tipo resort de playa que ofrece todo tipo de comodidades, varios regímenes de alojamiento y unas instalaciones de lujo. Solo su arquitectura y su perfecta integración en el paisaje de esta hermosa zona de Huelva ya merecen la visita.