Gran Isla Hotels, la marca “family friendly” que ha revolucionado Mallorca

Que la isla de Mallorca es toda una referencia dentro del entramado turístico internacional es algo en lo que viajeros, turoperadores y agentes del sector están totalmente de acuerdo.

Un destino maduro de calibre que ha sabido unir la expansión internacional de las grandes marcas hoteleras (marcas made in Mallorca) con la apuesta arriesgada -pero altamente original y exitosa- de grupos hoteleros más jóvenes pero sobradamente preparados. Grupos como Gran Isla, una marca “family friendly” con carácter y ADN mallorquín que se ha lanzado a la piscina con un proyecto arriesgado pero perfecto.

¿Qué hay detrás de este proyecto empresarial y por qué está dando tanto que hablar dentro y fuera del territorio insular? Este mes trataremos de destacar los puntos ganadores de esta apuesta tan colorista, familiar y única.

beach-family-friendly

El primer hotel temático de Mallorca

Aunque en el sector se conocía lo que se cocía en las cocinas empresariales de Gran Isla, los vecinos de Santa Ponça (el destino de playa en el que toman forma los principales hoteles de la marca) no daban crédito a lo que veían sus ojos: un super hotel con una fachada llena de vida con la forma e imagen de un barco pirata con cofres del tesoro, cañones y calaveras gigantes.

Si, hablamos de Pirates Village Apartments, un proyecto creado por Gran Isla que no ha dejado de cosechar éxitos desde el día de su apertura. El hotel está ubicado cerca de una de las playas más bonitas de Calvià  y en él las familias son tratadas con el máximo cuidado y detalle, algo que se eleva a la máxima potencia en el caso de los niños, los reyes de la casa, y es que son ellos los que realmente llevan la voz cantante. En verdad, ¿hay algo mejor que dormir en la cama de un pirata o tener timones y velas en las habitaciones de nuestros niños?

Un lugar para no preocuparse de nada

Veinticinco años en el sector del hotelería ha sido suficiente para que Gran Isla haya dado en la tecla con otro de sus hoteles familiares, en este caso el caballo ganador sería Jutlandia Family Resort. Un resort ubicado amenos de trescientos metros de la playa de Santa Ponça en el que no falta absolutamente de nada y cuya máxima es convertir las vacaciones familiares en unos días de placer, descanso, diversión y vistas increíbles.

Además de sus increíbles piscinas y su menús exclusivos para familias, el resort cuenta con Kids Club 2.0, un espacio creado para los niños en el que no faltan talleres diarios, juegos en familia, sesiones de cine, salas de ordenador y un largo (larguísimo) etcétera.