Archivo de la categoría: Hoteles familiares

Gran Isla Hotels, la marca “family friendly” que ha revolucionado Mallorca

Que la isla de Mallorca es toda una referencia dentro del entramado turístico internacional es algo en lo que viajeros, turoperadores y agentes del sector están totalmente de acuerdo.

Un destino maduro de calibre que ha sabido unir la expansión internacional de las grandes marcas hoteleras (marcas made in Mallorca) con la apuesta arriesgada -pero altamente original y exitosa- de grupos hoteleros más jóvenes pero sobradamente preparados. Grupos como Gran Isla, una marca “family friendly” con carácter y ADN mallorquín que se ha lanzado a la piscina con un proyecto arriesgado pero perfecto.

¿Qué hay detrás de este proyecto empresarial y por qué está dando tanto que hablar dentro y fuera del territorio insular? Este mes trataremos de destacar los puntos ganadores de esta apuesta tan colorista, familiar y única.

beach-family-friendly

El primer hotel temático de Mallorca

Aunque en el sector se conocía lo que se cocía en las cocinas empresariales de Gran Isla, los vecinos de Santa Ponça (el destino de playa en el que toman forma los principales hoteles de la marca) no daban crédito a lo que veían sus ojos: un super hotel con una fachada llena de vida con la forma e imagen de un barco pirata con cofres del tesoro, cañones y calaveras gigantes.

Si, hablamos de Pirates Village Apartments, un proyecto creado por Gran Isla que no ha dejado de cosechar éxitos desde el día de su apertura. El hotel está ubicado cerca de una de las playas más bonitas de Calvià  y en él las familias son tratadas con el máximo cuidado y detalle, algo que se eleva a la máxima potencia en el caso de los niños, los reyes de la casa, y es que son ellos los que realmente llevan la voz cantante. En verdad, ¿hay algo mejor que dormir en la cama de un pirata o tener timones y velas en las habitaciones de nuestros niños?

Un lugar para no preocuparse de nada

Veinticinco años en el sector del hotelería ha sido suficiente para que Gran Isla haya dado en la tecla con otro de sus hoteles familiares, en este caso el caballo ganador sería Jutlandia Family Resort. Un resort ubicado amenos de trescientos metros de la playa de Santa Ponça en el que no falta absolutamente de nada y cuya máxima es convertir las vacaciones familiares en unos días de placer, descanso, diversión y vistas increíbles.

Además de sus increíbles piscinas y su menús exclusivos para familias, el resort cuenta con Kids Club 2.0, un espacio creado para los niños en el que no faltan talleres diarios, juegos en familia, sesiones de cine, salas de ordenador y un largo (larguísimo) etcétera.

 

Petit Palace Triball, mucho más que un hotel urbano en Madrid

¿Imaginas dormir en una cama extragrande con toda la inmensidad de tu Madrid bajo tus pies y con los mejores servicios hoteleros que puedas imaginar? Pues deja las imaginaciones para otros porque esto es posible. ¿Dónde? En Petit Palace Triball, una de las joyas urbanas que la cadena Petit Palace Hotels tiene en el corazón de la capital madrileña.

Aquellos que vean las fotos de nuestro artículo y que sean clientes fieles de la cadena podrán comprobar que no hablamos de un hotel nuevo, sino del antiguo Petit Palace Italia. Con un nuevo nuevo nombre, con servicios mejorados y con la mejor ubicación de toda la ciudad, el Petit Palace Triball es la mejor opción para todos aquellos que están a la caza y captura de ofertas de hoteles en la Gran Vía de Madrid.

Un hotel con un sinfín de servicios

Petit Palace Triball en la Gran Via de Madrid

Petit Palace Triball en la Gran Via de Madrid

Ubicado junto a la principal arteria de la ciudad (la Gran Vía de Madrid) y tomando base en un bellísimo edificio de mediados del siglo XIX, este hotel con encanto de Petit Palace es mucho más que un simple alojamiento y es que son muchos los servicios que la marca pone a disposición de sus clientes. Más allá de los habituales y propios en cualquier hotel, ¿cuáles son los que harán las delicias de los visitantes? Hagamos un repaso:

Habitaciones pensadas para familias

Si has elegido este hotel para pasar un fin de semana romántico con tu pareja no te asustes por el título. No, no es que el Petit Palace Triball sea un hotel sólo para familias sino que en él, las familias pueden reservar habitaciones grandes en lugar de hacer uso de dos (como se hacía en el pasado). De este modo, los papás -además de poder pasar los días de descanso con sus niños en la habitación- podrán tener a los pequeños más controlados y cerca.

iPad gratis en cada habitación

Además de la conexión WiFi gratuita de la que dispone el Petit Palace Triball, este hotel (como sucede en casi todos los de la marca) pone a disposición de sus clientes un iPad gratis en cada habitación durante los días de estancia. Una idea perfecta para navegar por la red en nuestro ratos de relax o para compartir las fotos de nuestras vacaciones en redes sociales.

Bicis gratis para todos

Para todo aquel que quiera visitar la ciudad en bici (conocer el centro de Madrid sobre dos ruedas es una opción perfecta), este hotel cuenta con bicicletas gratis para todos sus clientes. ¿No es simplemente genial?

Welcome mascotas

Sí, se acabó eso de dejar solas a nuestras mascotas o de tener al vecino sacrificado con el cuidado de nuestro animal de compañía. ¿Motivo? El hotel Petit Palace Triball es un hotel pet friendly así que podrás viajar con tu mascota y disfrutar del descanso con ella a tu lado.

Sol Hotels: alojamientos y diversión

Pocas cadenas han logrado lo que ha conseguido el grupo Melià con su línea de hoteles familiares Sol Hotels. Tras una transformación llevada a cabo en los últimos 3 años, la que era una de las marcas más especializadas en vacaciones familiares en España se ha ido convirtiendo en un distintivo de hoteles divertidos en zonas de playa pensados para viajeros del siglo XXI.

Servicios modernos, espacios de diseño y actividades innovadoras que hacen de cada establecimiento algo completamente distinto a todos los demás son los elementos característicos de esta transformación. Ejemplos de ello son los hoteles en Magaluf que Sol Hotels tenía desde hacía años y que ha conseguido colocar como nuevos alojamientos en Mallorca de referencia: para jóvenes deportistas, para parejas y grupos de amigos y para divertirse con los niños.

Así, entre todos ellos, destacamos el Sol Wave House, el Sol Katmandú o el Sol Beach House, creados bajo el concepto de establecimientos de última generación, de moda, con estilo propio e inspirados en las tendencias más actuales.

VÍDEO

Hoteles de playa para niños: lo mejor para disfrutar siendo adultos

El sector turístico sigue en fase de profunda especialización, ajustando cada vez más sus productos a una tipología de viajero concreta y trabajando al máximo todos los servicios, actividades y atenciones especiales para ese segmento específico. Uno de los ejemplos más claros que existen en la actualidad es la transformación de los hoteles familiares en hoteles para niños: potenciando más las atenciones hacia los más pequeños, permitiendo así a los padres disfrutar de más tiempo libre, más vacaciones a su aire.

Una buena muestra de esta nueva tipología de hotel (que, en realidad, ha existido siempre, solo que un tanto difuminada, ya que los alojamientos para familias abarcaban demasiado sin concretar) son los que conforman el portfolio de Olé Hoteles. Su Olé Olivina Lanzarote o el Olé Tropical Tenerife representan un establecimiento vacacional perfecto para los que viajen con niños y quieran un hotel que les dé un servicio completo y especial para los pequeños de la casa.

Prestar atención a los niños es, de forma casi indisoluble, ganar tiempo para regalar a sus padres. De este modo, una familia que se decante por un hotel especializado en niños en destinos como Mallorca, Ibiza, Canarias o Andalucía siempre tendrá una experiencia mejor y personaliza que en un hotel para familias genérico donde los servicios son más generales y están más orientados a gustar a todos sin dar soluciones concretas a cuestiones específicas.

Cierto es que el servicio de miniclub se conserva en unos y otros, sin embargo, en un hotel para niños, los horarios suelen ser más flexibles, los grupos suelen abarcar más edades y desde más pequeños, las instalaciones están más preparadas para el disfrute cómodo de los críos y, de forma diferenciada, se dedican ciertas áreas a los adultos, para brindarles relax mientras los niños se divierten.

Más equipos de monitores, más actividades dentro y fuera del hotel, menús especiales y divertidos, salas de juegos y guarderías con canguro incluso para las noches… Niños entretenidos, padres relajados y felices. Poco a poco los servicios que se aportan se van perfilando y el resultado, por ahora, está siendo todo un éxito.

Además, como se puede ver en el siguiente vídeo del hotel en Puerto del Carmen Olé Olivina Lanzarote, los hoteles para niños no son excluyentes, es más, en ellos los que viajan en pareja o con el grupo de amigos pueden disfrutar mucho mejor de sus espacios y momentos de tranquilidad, sin necesidad de compartir constantemente las distintas zonas del hotel con los más pequeños.

De este modo se gana intimidad para los mayores sin prescindir de la atención y diversión que necesitan los huéspedes más pequeños.

 

Hoteles, niños y economía competitiva

Los hoteles para niños están ganando terreno sin parar a los tradicionales hoteles para familias. Más especializados en los pequeños de la casa, con servicios orientados a su diversión, entretenimiento e incluso aprendizaje, se han abierto paso en la mente de los padres que buscan un alojamiento en el que realmente sus hijos puedan disfrutar de sus vacaciones al máximo. La ventaja de estos hoteles para niños es que también incluyen espacios para los adultos, de una forma mucho más independiente que en los hoteles para familias donde todo está mucho más mezclado y es más impersonal.

La fórmula se creó con la idea evidente de abrir un segmento de negocio que reactivase la economía competitiva del sector hotelero, estancado hasta hace unos años en hoteles de playa y hoteles urbanos. Con la entrada de la especialización, los alojamientos -desde los más pequeños a los grandes colosos- han sabido ver que la apuesta por un determinado perfil de público genera más ingresos que el batiburrillo de todoparatodos.

Hoteles familiares

 

Ser competitivo en su sector tan desarrollado, donde es difícil innovar porque todo o casi todo está inventado, ha llevado a los grandes gestores de cadenas a rizar el rizo, creando espacios cada vez más adaptados a un determinado modelo de viajero. En el caso de los hoteles para parejas que viajan con niños, la tendencia clara es a ofrecer llamativos servicios para los reyes de la casa, pues es la clave de la decisión paterna a la hora de optar por uno u otro alojamiento. Que el hotel tiene piscinas con juegos acuáticos, pues ése. Que ofrece equipos de monitores especializados con miniclubs diferentes según las edades de los críos, adelante. Que es un hotel Todo Incluido para niños con espacios para adultos, perfecto.

En esta panorámica, los grandes perdedores son esos hoteles que han optado por seguir matando moscas a cañonazos: sí, han abierto un spa; sí, han mejorado la gastronomía… pero, el concepto es el mismo, un hotel de playa donde todos los huéspedes, con niños, sin ellos, con amigos, en pareja, comparten espacio, servicios y vida durante unas semanas.

La convivencia de tal amalgama de perfiles lleva, a menudo, a que ninguno de los perfiles que acuden al hotel se vaya del todo satisfecho: las parejas buscan una tranquilidad que un hotel donde también van familias con niños no siempre puede garantizar. Un ejemplo de reciclaje perfecto sin renunciar a la esencia del resort de playa Todo Incluido de toda la vida es la cadena Olé Hotels, que ha renovado portfolio y lleva un par de años ya presentando una oferta de alojamientos especializada en niños más que interesante: Galeón Ibiza, Tropical Tenerife y Olivina Lanzarote son algunos ejemplos.

Pioneros en esto han sido los de Melià, que han dedicado su línea Sol Hotels a un par de segmentos de viajeros muy concretos: hoteles para amigos, hoteles para niños y hoteles para parejas o adultos. Aunque el portfolio también cuenta con hoteles para seniors y otros perfiles minoritarios, la gran estocada la han dado con sus hoteles picapiedra, famosos ya en todo el mundo por su concepto de hotel infantil, que más parece un parque temático que un alojamiento para familias al uso.

No son alojamientos caros, no son hoteles de lujo pero sí permiten al hotelero poner tarifas más altas acordes con esa especialización: ¿quieres un hotel que te ofrezca exactamente eso que buscas? Pues bien, has depagarlo. Economía competitiva elevada a la máxima potencia. El concepto de estar en ese club en el que están todos los que son como tú, donde te dan eso que realmente quieres, justo eso, nada más. Ni nadamenos.

En los hoteles para niños esta cuestión ha funcionado tan bien como en los hoteles Solo Adultos, sus naturales antagonistas y eternos enfrentados. Hubo críticas al principio, cierto, por aquello de que las parejas huían de los niños ruidosos… pero no solo es eso, es la posibilidad de estar en el lugar donde todos los servicios y atenciones son lo que necesitas. Que para eso lopagas. Así de sencillo y así de complejo porque no todo hotelero puede asumir perder parte de su público actual en aras de obtener uno más segmentado: exige gran inversión en reconversión de servicios, reforma del alojamiento y, por supuesto, marketing.

Con dificultad lo están llevando también los hoteles urbanos en Madrid y Barcelona que han de dar cabida a una especialización que no suele encajar con su esencia de alojamiento para business o para turistas de todo tipo que van a pasar unos días a la ciudad. Los espacios limitados, la incapacidad para renunciar al resto de público para reconvertirse en hoteles de niños propiamente dichos y la, digamos la verdad, poca necesidad que tienen de hacerlo: los viajeros urbanitas, con o sin niños, no quieren un hotel en el que pasar horas y horas sino un espacio en el que descansar de sus jornadas descubriendo el destino. Una perspectiva muy diferente a la que tienen los hoteles de costa, sin duda.

No obstante, hay cadenas que lo están intentando -en justa medida y con bastante éxito-. Se trata de cadenas especializadas en hoteles boutique, como es el caso de Petit Palace, que en algunos de sus hoteles en el centro de Madrid ha creado espacios de alojamiento específicos para niños: habitaciones con literas en Gran Vía para que puedan compartir con sus padres, habitaciones comunicadas, ordenadores, juegos, conexión a Internet, préstamo de iPad, videojuegos, regalos de bienvenida, desayunos infantiles…

Conjugar todo es muy complicado. Tener éxito y lograr abrir ese hueco competitivo, más. Pero parece ser que el sector lo sigue intentando y que esto es solo el principio. Habrá que continuar atentos para ver el desarrollo y atisbar el desenlace.