La magia de La Boquería

El Mercat de Sant Josep, más conocido como el Mercado de La Boquería, es uno de los lugares imprescindibles para visitar y disfrutar durante toda escapada a Barcelona que se precie. Colores y olores se combinan e una espiral de sensaciones que saben a Mediterráneo y que consiguen trasladar al visitante a un espacio y tiempo diferentes, donde lo que realmente parece importar es la esencia de las cosas, el alma de los productos más auténticos.

Mercado Boquería

Entrar en la espectacular nave y deslizarse por sus pasillos posando la mirada de puesto en puesto, probando aquí y allá, comprando un poco de fruta fresca o parando a descansar un rato con unas buenas tapas… La visita al Mercado de La Boquería es un ritual para muchos de los que visitan Barcelona y para los que vuelven de cuando en cuando a la ciudad. Es como una forma de sentirse una vez más parte de ella.

La historia del mercado es muy conocida en Barcelona. En su origen fue como todos los mercados de época: un gran torbellino de vendedores ambulantes, cajones de madera, sacos y cartón dispuestos al aire libre, en el llamado Pla de La Boquería. Este pla estaba precisamente donde antes se alzaba el convento de Sant Josep. Más adelante se construyó la estructura actual, trabajos que casualmente terminaron el día de San José, nombre heredado por el mercado.

Mercado Boquería

Hoy en día, la estructura sigue siendo la misma, con sus hermosos porches, pero los vendedores ambulantes y sus cachivaches se han transformado en hileras de puestos multicolor de carnes, frutas, tés, especias… Todos meticulosamente organizados, donde los productos expuestos parecen estar ahí más para ser fotografiados y admirados que para ser comprados.

Para un viaje a Barcelona de fin de semana o una estancia en grupo, os dejamos una selección de algunos hoteles junto al Mercado de La Boquería:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + tres =